Los andes colombianos, una región de páramos, lagunas y nevados

Caracterizada por el clima templado de la montaña, por ser la cuna de importantes ríos, el Cauca y el Magdalena, y por ser una de las áreas con mayor diversidad del mundo -sus especies de flora y fauna equivalen a las presentes en la amazonía- los andes colombianos no dejan de sorprender, esta es una región enmarcada por páramos, lagunas y nevados.

Conoce dos tesoros andinos conservados por las Autoridades ambientales y por las comunidades que los habitan:

Páramo del sol

Conocido como la cima de Antioquia, debido a que uno de sus cerros, el alto de Campanas alcanza los 4.080 metros sobre el nivel del mar. Este páramo, era una de las montañas sagradas para los indígenas Catíos que habitaron el occidente del departamento.

Sus valles y laderas están tapizados por mantos eternos de frailejones espeletia frontinoensis, especie endémica de la zona y son bañados por el complejo de lagunas Puente largo.

Este ecosistema es recorrido constantemente por osos de anteojos, quienes dan a luz y entrenan a sus oseznos en la zona, también es común observar al colibrí del sol merodear entre las flores amarillentas de los frailejones. Limita con las selvas húmedas del río Atrato, que nace al sur en Cerro Plateado.

Este paramo es conservado por Corpouraba, quien, en unión con 144 familias en Urrao, conservan 1.548 hectáreas de bosque nativo, gracias a la implementación de BancO2.

Parque Nacional Natural Los Nevados

Custodiando el Eje Cafetero, este complejo volcánico está conformado por el Nevado del Ruíz con los cráteres La Olleta y La Piraña, Nevado de Santa Isabel y Nevado del Tolima, y los Paramillos del Cisne, Santa Rosa y Quindío. 

La declaración como área protegida se dio para conservar los tres glaciares que quedan para el país: Nevado del Ruíz, Nevado de Santa Isabel y Nevado del Tolima y los ecosistemas asociados.

En ese parque natural se reconoce el sistema de humedales del Otún, declarado humedal de importancia internacional por la Convención RAMSAR. 

Según el ministerio de ambiente colombiano, en esta área hay diferentes afluentes hídricos que contribuyen a ríos que abastecen acueductos municipales como el complejo de la cuenca alta del rio Quindío, con lo cual se garantiza el suministro de agua para más de 300 mil habitantes de Salento, Armenia, Circasia y La Tebaida.

Una de las Autoridades Ambientales que conserva este parque nacional es Corpocaldas, quien implementa BancO2 compensando la conservación de 932 hectáreas de bosque andino de la mano de 92 familias campesinas.

Parque Nacional Natural Chingaza

Rodeado por  complejos de humedales altoandinos, lugares sagrados para las comunidades indígenas de los muiscas y chibchas. En esta área protegida, se destaca el Sistema Lagunar de Chingaza conformado por 20 lagunas, declarada zona Ramsar en el año 2008. 

Así mismo se encuentran las tres Lagunas de Siecha de origen glacial, lugar donde fue encontrada  una de las balsas que representan la ceremonia de El Dorado, una ofrenda que representa el acto de entrega  de poder de los jefes muiscas, el cual se celebraba en la laguna de Guatavita,donde el  heredero del cacicazgo cubría su cuerpo con oro en polvo y acompañado del pueblo arrojaba oro y esmeraldas como ofrenda a los dioses.

En este ecosistema habitan especies como el gallito de roca, el  venado cola blanca y la rana dorada, una especie endémica de este parque, la cual recibe su nombre por su llamativa coloración y como homenaje a la leyenda muisca. Sus paisajes son adornados los frailejones, bromelias y la orquídea de chingaza.

En lengua muisca, Chingaza significa “Serranía del Dios de la noche”.

Este parque es conservado por la CAR, Autoridad Ambiental que protege los ecosistemas naturales de su jurisdicción con la implementación de BancO2, con lo cual dos comunidades indígenas conservan 630.7 hectáreas de bosque andino.