¿Conoces cuál es el segundo felino más grande de América?

Una mirada penetrante, enormes y afilados caninos que penetran en la garganta de sus presas y garras retráctiles que aseguran su alimento, convierten al puma concolor o león de la montaña en un cazador formidable; es considerado el segundo felino más grande de América y el cuarto más grande del mundo.

Este carnívoro de pelaje marrón claro, posee una enorme cola, un cuerpo esbelto y unas patas traseras largas y musculosas que le permite saltar y le confieren agilidad a la hora de cazar, son animales de hábitos nocturnos y crepusculares lo que les facilita la emboscada a sus presas.

Estos grandes felinos se encuentran distribuidos a lo largo del continente americano desde Canadá hasta los Andes. En nuestro país, habita los bosques de la Amazonía, Antioquia, Bolívar, Casanare, Chocó, Magdalena, Meta, Putumayo, Vaupés, Vichada y Tolima.



Por lo general, las hembras dan a luz de 1 a 3 cachorros, ellos nacen con un pelaje moteado, lo que les permite camuflarse con su medio, a los seis meses pierden las manchas y aprenden a cazar, viven con sus madres hasta los 12 o 18 meses.


Su importancia para el ecosistema

Proteger al puma concolor es una oportunidad para mantener el equilibrio del ecosistema, pues este es considerado una especie sombrilla, es decir que requiere de grandes extensiones de tierra para vivir, por lo que al salvaguardar su permanencia se está protegiendo la vida de otras especies que componen el conjunto de su hábitat.

 El puma también controla demográficamente sus especies presa, ejerciendo control biológico e impidiendo la sobrepoblación, este depredador contribuye a la desaparición de animales viejos y enfermos, con lo que evita la propagación de enfermedades. Si estos felinos desaparecen, especies de herbívoros, omnívoros y aves podrían aumentar y así como el consumo de plantas y semillas, por lo que se alteraría la cadena de crecimiento y regeneración de los bosques.

Qué amenazas enfrenta

Según el informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la población de puma ha decrecido en un 40% en todo el continente.  Esto se debe, entre otros factores, a la pérdida de pasos naturales que estas especies frecuentan para desplazarse desde el norte del continente hasta Argentina.

Lo anterior se debe a procesos de expansión de la frontera agrícola, la ganadería y la fragmentación de su territorio, esto promueve que, por ejemplo, los animales de pastoreo se conviertan en presas fáciles de este felino, por lo que los campesinos en represalia deciden cazarlo.




Cómo protegemos al puma con BancO2

La implementación de esta estrategia de Pagos por Servicios Ambientales, se realiza de alianza con la Autoridades ambientales en cada departamento. Una de sus líneas es BancO2 bio, la cual promueve la conservación y enriquecimiento de la biodiversidad que habita en ecosistemas naturales como los corredores biológicos que permiten el desplazamiento de la fauna y flora.

Uno de nuestros aliados es Cortolima, quienes han establecido el Plan de Manejo Regional Para la Conservación del León de Montaña en su jurisdicción, en este se definen las estrategias que buscan la protección, recuperación y conocimiento de la especie, así como de los ecosistemas en los que habita.

Para el caso del Oriente antioqueño EPM, Cornare y Masbosques, implementan esta línea para compensar a 50 familias campesinas comprometidas con la conservación de la zona denominada como Corredor del puma, en los municipios de San Luis, San Carlos y San Rafael.

Qué hemos logrado con esta línea

Con la implementación de BancO2 bio, hemos conservado 61.546 hectáreas de bosque con la ayuda de 2,131 familias y 40 comunidades indígenas en todo el país.